UTPL: pionera en autogenerar energía eléctrica en la Zona 7

paneles

UTPL: pionera en autogenerar energía eléctrica en la Zona 7

1742 Lecturas

Compartir

Aprovechando las cubiertas de las instalaciones del campus para generar energía eléctrica limpia y renovable, la Universidad Técnica Particular de Loja (UTPL) implementó, a partir de octubre de 2019, un sistema solar fotovoltaico compuesto por 68 paneles de 275 vatios que se conectan con la red eléctrica; convirtiéndose en la primera universidad de la Zona 7 (Loja, Zamora y El Oro) en contar con este método de autogeneración de energía eléctrica.

Contribuyendo a la disminución de la huella ecológica, la UTPL incursiona en este tipo de alternativas ecoamigables por medio de este procedimiento fotovoltaico que está instalado sobre la cubierta metálica del edificio central del campus universitario en Loja, en un área de 130 metros. Con esto se produce cerca del 20% de energía que se consume este edificio, generando un aporte medioambiental además de un ahorro mensual en el pago de planillas de energía. 

El proyecto fue ejecutado por “Renova Energía”, socio estratégico de la empresa Ingeniería Verde y emprendimiento que fue incubado en el Centro de Innovación Prendho. David Aguirre, director de Renova Energía, explica que la iniciativa surgió en agosto de 2019 cuando se reunieron con la Gerencia de Infraestructura de la UTPL para explicar los beneficios de este tipo de sistema.

Autogeneración de energía eléctrica

La instalación de los paneles solares se realizó en septiembre y entró en operación en octubre de 2019 para aprovechar la energía limpia y gratuita del sol y transformarla en electricidad. La energía producida por el sistema solar se consume directamente en el edificio central.

Arthur Ojeda, gerente administrativo de la UTPL, menciona que decidieron aceptar esta propuesta ya que la entidad está comprometida con la disminución de la huella ecológica y el cuidado medioambiental, destaca que desde su implementación de han reducido 1.2 toneladas de dióxido de carbono y hay una disminución del consumo de energía eléctrica.

El sistema solar fotovoltaico proporciona electricidad durante las horas de sol y la red eléctrica proporciona toda aquella electricidad que no pueda proveerle el generador fotovoltaico (por la noche, cuando hay nubes, cuando hay picos de consumo, etc.).

El sistema fotovoltaico evitará la emisión de siete toneladas de Dióxido de Carbono (CO2) a la atmósfera cada año. En los 10 años que dura el proyecto se evitará la propagación de más de 200 toneladas de CO2 cada año. Desde que se instaló el sistema se ha generado 4 Megavatios/hora (MWh) de energía limpia, lo que representa una tonelada de CO2 menos en la atmósfera o lo que equivale a plantar 26 árboles.

Acerca del autor

¿Le gustó este contenido?
Comentarios
Anterior
Miembros de la red de centros de excelencia
Siguiente
NAVIDAD  2019