Mitos y verdades sobre el consumo de drogras - Psicología Clínica UTPL

7 mitos sobre los factores de riesgo en el consumo de drogas

Compartir

Autor: 
230 Lecturas

En 2018, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ubicó a Ecuador en el noveno puesto de mayor consumo de alcohol en América Latina. Las edades de mayor incidencia están entre los 19 y 24 años y le sigue el grupo de 25 a 34 años. Pero, ¿qué factores inciden en el consumo? ¿Son algunas personas más propensas que otras a la hora de consumir alcohol y drogas? ¿Hay factores relacionados como la personalidad, el estrés o las amistades?

Para develar algunos mitos en torno al consumo de sustancias, la docente Claudia Torres Montesinos, de la carrera de Psicología Clínica de la UTPL, resuelve algunas inquietudes en torno a esta problemática social:

 

PRIMER MITO:

Tener escasos recursos económicos es un factor que predispone al consumo

VERDAD: Las personas que no poseen recursos económicos suficientes tienden a un mayor consumo de estupefacientes. La pobreza constituye un factor externo que deviene en un consumo macro y ocasiona algunos otros problemas de personalidad.

 

SEGUNDO MITO:

Que no existan leyes que normalicen el consumo promueve la adicción

VERDAD: Mientras no existan leyes que controlen el consumo de sustancias, hay mayor acceso para los jóvenes ya que el alcohol se vende sin restricción. Al igual que las drogas como la marihuana, cocaína y éxtasis cuya venta es penalizada, el consumo no está normado ni supervisado.  

 

TERCER MITO:

Los amigos no influyen en el consumo de sustancias

FALSO: Si un joven está rodeado por un grupo de amigos que consume alcohol y drogas, tiene una mayor probabilidad de consumir e inclusive puede hacerlo a temprana edad ya que el joven busca sentirse aceptado en el grupo social y, por miedo al rechazo, puede imitar actitudes.

 

CUARTO MITO:

El consumo de alcohol y drogas únicamente causa efectos a corto plazo

FALSO: La resaca y dolores de cabeza son efectos inmediatos del consumo de alcohol y drogas, sin embargo, una persona que inicie el consumo a edad temprana es más propensa a hacerlo también en la edad adulta y esto provoca que sea susceptible a sufrir demencia, deterioros cognitivos y brotes psicóticos, consecuencias que muchos jóvenes desconocen.

 

QUINTO MITO:

El alcohol y el cigarrillo provocan el consumo de otras sustancias

VERDAD: Es muy probable que una persona que consume alcohol y cigarrillos, al ver que no tiene los efectos que desea, empiece a consumir drogas más fuertes como marihuana, cocaína o éxtasis.

Hay factores asociados a este consumo, por ejemplo, la falta de supervisión de los padres y el escaso diálogo que existe entre padres e hijos para informar de los efectos a largo plazo.

 

SEXTO MITO:

En la sociedad actual la salida a los problemas es consumir drogas

VERDAD: La forma de concebir la vida ha cambiado y se ha normalizado el consumo de alcohol como salida a situaciones estresantes. La profesional asegura que aún se puede enseñar a los jóvenes a manejar con resiliencia las situaciones difíciles, es decir, a afrontar un problema como una oportunidad para cambiar nuestra vida y respaldarnos en la familia para que el consumo no sea una salida.

Es indispensable tomar decisiones asertivas, elegir y saber discriminar lo que es positivo o no para nuestra vida y tener claro que el consumo de drogas a largo plazo puede ser perjudicial. Más allá de la recompensa inmediata que implica el desinhibirse o relajarse, puede terminar en embarazos no deseados, accidentes de tránsito y enfermedades, entre otras consecuencias.

 

SÉPTIMO MITO:

Un estilo de vida saludable contribuye a prevenir el consumo de drogas

VERDAD: Realizar actividades que generen bienestar como ejercicio físico, lectura y meditación, acompañadas de una alimentación balanceada, despeja la mente y evita que una persona caiga en la tentación de consumir drogas.

Para ello una persona debe rodearse de un grupo de amigos que realice actividades distintas y participe en actividades recreativas. Además, es fundamental que un joven tenga el respaldo de sus padres para que cuando tenga un problema recurra a ellos en lugar de elegir el consumo como salida fácil.

 

En la UTPL, la Unidad de Bienestar Universitario de la Dirección General de Misiones Universitarias brinda apoyo al estudiante que tiene problemas con el consumo de alcohol y drogas, y también a los jóvenes que atraviesan depresión o ansiedad. La consulta es anónima y luego de un proceso de análisis se remite a un profesional externo para que brinde la ayuda que requiere.

Si atraviesas por uno de estos problemas, no estás solo, siempre hay una salida cuando te atreves a pedir ayuda y estás dispuesto a encontrar una motivación para mejorar tu vida.

Permítete también ser parte de la ayuda e impulso que necesitan las personas para dejar atrás una adicción, y estudia con nosotros la carrera de Psicología en Modalidad Abierta y a Distancia o Piscología Clínica en Modalidad Presencial.

¿Le gustó este contenido?

Acerca del autor

Comentarios