Qué hacer para iniciar el Año Nuevo 2020 - UTPL

5 consejos para comenzar el 2020 y hacer realidad tus propósitos

Compartir

Autor: 
2443 Lecturas

Cada inicio de año representa en nuestra vida un «nuevo comienzo», ya que oficialmente recibimos 365 días para cumplir las metas y objetivos que tenemos en mente y que nos llenan el alma, sobre todo, para ser más felices y continuar siendo mejores con la ilusión de ser más.

¿Alguna vez has sentido que el tiempo vuela y que no es suficiente para hacer realidad todo lo que te propones? Un aspecto clave para que esto no te ocurra y puedas comenzar a cumplir tus metas, es identificarlas. Por eso son tan importantes las listas de propósitos al comenzar un nuevo año. Además de este, existen otros puntos clave que puedes poner en práctica para que este sea tu año definitorio. Presta mucha atención a estos 5 consejos que te compartimos para que inicies de mejor manera tu 2020:

1. Vive con actitud

Pon en práctica la ley de la atracción. Tus pensamientos son claves para atraer cosas buenas a tu vida. Piensa en positivo y rodéate de gente con la misma energía que tú, pero no te olvides de que la primera persona que debe confiar en que puedes lograrlo eres tú mismo. Así que cree en tu capacidad de lograr lo que te propongas y recuerda que, el primer paso para conseguir algo, es intentarlo.

Otro aspecto importante al momento de hacer realidad una meta es centrar tus energías de manera correcta. Muchas veces desgastamos nuestro tiempo en actividades que no traen bienestar a nuestra vida. Aprende a reconocer y dejar de lado las situaciones negativas que están llenando tu día a día de problemas y que no te dejan avanzar hacia tu objetivo: hábitos alimenticios, malas costumbres o, inclusive, personas.

2. Define tus prioridades

Muchas veces queremos hacer todo al mismo tiempo, pero no olvides que «quien mucho abarca, poco aprieta». Debemos aprender la diferencia entre lo importante y lo urgente. Para identificar esto con claridad, te recomendamos tener mapeados todos los ámbitos de tu vida: personal, profesional, familiar… asignarle un peso de “importancia” a cada uno y definir cuáles son en realidad las acciones prioritarias que debes cumplir ahora mismo.

Entre tus prioridades pueden estar: el viaje que llevas mucho tiempo planeando; esas clases de baile con las que te prometiste vencer tus dos pies izquierdos; o, el título que avale tu potencial académico para continuar creciendo a nivel profesional.

Todas tus metas, por más «pequeñas» que sean, es necesario que las reconozcas y que separes un espacio de tu agenda para ellas: para que cada día des un paso hacia su consecución.

3. Establece un timing para tus objetivos

¿Te ha pasado que olvidas las tareas que debes hacer en el día? Si esto te ocurre con cosas sencillas, ya podrás imaginar por qué muchos de nuestros propósitos de Año Nuevo se escapan de nuestras manos. Para poner fin a esta constante en tu vida, es importante que crees tu propia «checklist de cosas importantes» al iniciar el año. Anotar tus sueños tiene un poder que no imaginas, pues plasmar tus ideales en un papel o en las notas de tu celular –si eres un perfil más tecnológico– te permitirá tener claro hacia dónde quieres llegar y tus acciones estarán alineadas a ese objetivo.

Elabora un cronograma de propósitos y asígnales una fecha de cumplimiento. Desglósalos en pequeñas actividades y agéndalas en tu calendario, activando alarmas o recordatorios para que no las olvides y puedas ir marcando con facilidad lo que vayas cumpliendo.

4.Valora los pequeños avances y agradece cada resultado

Divide tus metas en pasos y supéralos uno a uno. Recuerda que las cosas que valen la pena, conllevan tiempo y esfuerzo. Celebra cada logro y no te encasilles en lo que aún no has logrado. ¡Opta por ver el vaso medio lleno!

Piensa en el siguiente ejemplo:

Tu gran propósito de vida puede ser trabajar en la NASA, en donde, más que solo astronautas, se requiere una gran diversidad de perfiles profesionales que puedan llevar adelante sus proyectos de investigación espacial y sus misiones tripuladas. Para ello, primero debes buscar el rol específico que te gustaría obtener en la NASA y, luego, elegir la carrera o maestría que te puede llevar hacia ese empleo soñado. Puede ser Ingeniería Informática, Ingeniería Ambiental, Ingeniería en Telecomunicaciones, Ingeniería Química u otras ciencias y especializaciones; ya que en esta organización se requieren personas aptas para cumplir funciones esenciales y diversas, como: manejar sistemas de monitoreo e interpretación de datos de misiones espaciales, medir el impacto ambiental de los artefactos que se envían al espacio, desarrollar un sistema de comunicación entre la Tierra y el espacio, tratar el combustible que emplean en las naves, etc. Para todas estas funciones, la carrera, maestría o cursos de formación continua que necesitas, pueden estar justo en tu país o ciudad de origen.

Una vez hayas bosquejado el logro de tu meta, da el primer paso y agradece cada avance. En esa lucha constante, valora todo lo que podrías estar dando por sentado y no aprecias realmente: tener una familia, una mascota, un trabajo… Tu meta es importante, pero asegúrate de no anular tu presente por un futuro aún incierto.

5. Comparte tus sueños con los que más amas

Rodearte de personas que conozcan tus objetivos, te ayudará a mantenerte perseverante en su búsqueda, ya que tu familia o tus amigos serán quienes te alienten a continuar y no rendirte, cuando la energía se agota o el cansancio agobia. Si conocen cuáles son tus propósitos, te preguntarán constantemente por ellos y eso te recordará lo importante que era para ti lograrlos.

Adicional a esto, el verte tan motivado a alcanzar tus sueños,  contagiará de energía a tus seres queridos para que ellos se animen a dar el paso, salgan de su zona de confort y empiecen a cumplir sus propios sueños. Verán en ti el claro ejemplo de que el anhelo por ser más, es el motor de una realización personal al servicio de los que nos rodean.

Prepárate, porque estos últimos días del 2019 son los que necesitas para mirar el camino que has recorrido y abrazar los logros que has alcanzado y compartido con los que más amas. Recordarás los retos y dificultades que tuviste que atravesar, pero también serás consciente de que superaste aquellas luchas con fortaleza y sabiduría. Advertirás que la vida se va rápido y que hoy es el momento de reconocer lo verdaderamente importante para dejar de postergarlo y comenzar a hacerlo realidad.

¿Qué esperas? Comienza hoy a elaborar tu checklist de propósitos para el Nuevo Año y pon en práctica estos consejos para que no te ocurra de nuevo que se queden en meras intenciones.

¿Le gustó este contenido?

Acerca del autor

Comentarios