El rol de la academia en la conservación de fuentes hídricas es diseñar y proponer estrategias que se puedan usar en ámbitos locales y gubernamentales

¿Cómo aporta la academia a la conservación de fuentes hídricas?

Compartir

Autor: 
263 Lecturas

El uso del agua para fines agrícolas es un tema central en cualquier debate sobre los recursos hídricos y la seguridad alimentaria. Según datos del Banco Mundial, en la agricultura se ocupa el 70% de este recurso, mientras que alrededor del planeta existen 2.200 millones de personas que viven sin acceso a agua potable.

Considerando estas cifras, Diana Encalada Jumbo, docente de la maestría en Desarrollo Local con mención en Políticas Públicas de la Universidad Técnica Particular de Loja (UTPL) señala que la academia es uno de los actores fundamentales que debe impulsar proyectos, para apoyar la gestión local y nacional encaminada al uso eficiente, la conservación y el saneamiento del líquido vital.

El Fondo Regional del Agua es un ejemplo de esto, pues ha logrado la conservación de 270.000 hectáreas, lo que ha garantizado el suministro de agua para más de 600.000 personas en once municipios de Loja.

Esta iniciativa es liderada por Francisco Gordillo, investigador y docente de la UTPL, quien se ha enfocado en la promoción de la resistencia climática a través de la conservación del agua y que también es parte del proyecto Escuela del Agua que capacita a funcionarios municipales y entrega incentivos permanentes a los propietarios y comunidades para la restauración total de las fuentes.

 

Además, estudiantes de la UTPL trabajan en proyectos como el de mejoramiento de la calidad del agua de uso agroindustrial de la Asociación de Pequeños Exportadores Agropecuarios Orgánicos del Sur de la Amazonía Ecuatoriana, en la parroquia de Panguintza, en Zamora Chinchipe; en la que su gestión se ha centrado en el análisis de la calidad de agua, así como en el diseño, construcción e implementación de sistemas de filtración.

Encalada explica que lograr un uso eficiente del agua en el sector agrícola es solo una parte del trabajo, pues también hay que garantizar el saneamiento de este recurso y combatir la contaminación, especialmente en zonas mineras, para evitar problemas ambientales y de salud que puedan afectar a la población.

Además, reitera que el rol de la academia es analizar estos problemas para diseñar y proponer estrategias que se puedan usar en ámbitos locales y gubernamentales. Esa justamente es una de las premisas que se tiene en la maestría de Desarrollo Local con mención en Políticas Públicas de la UTPL.

Esta maestría impulsa la implementación de estrategias para lograr la creación de empleos, el progreso social y el desarrollo sostenible, a través de múltiples iniciativas, como la conservación de las fuentes hídricas, cuya incidencia puede tener un efectivo positivo en el ámbito local.

 

Formación profesional

Elige la maestría en Desarrollo Local con mención en Políticas Públicas de la UTPL y conviértete en un profesional que atiende las necesidades de desarrollo local o que se anticipa a ellas. Valora el papel de las ciudades como centros de innovación y empleo con proyección a escala global. Para conocer más de esta maestría ingresa en: utpl.edu.ec/maestrias/desarrollolocal

¿Le gustó este contenido?

Acerca del autor

Comentarios