Suicidio en adolescentes, una problemática que se agudizó con la pandemia

Suicidio en adolescentes, una problemática que se agudizó con la pandemia

Compartir

Autor: 
1333 Lecturas

El distanciamiento social a causa de la pandemia por el covid-19 permitió desarrollar grandes avances en materia de tecnología y conectividad digital, pero también provocó que se agudizaran problemáticas sociales que de forma previa, ya eran consideradas problemas de salud pública, como el suicidio.

A escala global, cada año, más de 700.000 personas se quitan la vida tras numerosos intentos de suicidio, lo que corresponde a una muerte cada 40 segundos, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). En Ecuador, esta problemática tiene una gran incidencia y afecta en gran medida, a los adolescentes.

El suicidio es considerado en el país como la principal causa de muerte en menores entre 12 y 17 años.

 

Aránzazu Cisneros Vidal, directora de la maestría en Psicología Clínica con mención en Psicología de la Salud de la Universidad Técnica Particular de Loja (UTPL), indica que esta problemática registró un incremento en 2019, llegando a contabilizarse 1.214 suicidios por año. Esto significa que se produjeron entre 2 y 3 suicidios en adolescentes cada día. Con la llegada de la pandemia, menciona que esta situación se agravó, aunque todavía no existen cifras que permitan dimensionarla.

Para la catedrática, el suicidio en adolescentes se debe a factores económicos, sociales, académicos, de socialización, entre otros; por lo que el aislamiento ha provocado que los menores de edad cuenten con menos espacios para expresar sus emociones y comunicar las dificultades que enfrentan a diario. Por ello, resalta la importancia de la prevención.

No ignore las amenazas de suicidio como un melodrama típico de los adolescentes.

 

Estrategias de prevención

Cisneros menciona que todavía existen muchos desafíos en Ecuador en materia de salud mental y, en especial, en prevención del suicidio. De acuerdo con información, recopilada por el Observatorio de Salud Mental y Drogas (OBASTAL) de la UTPL, la mayoría de casos son tratados por las circunstancias. Es decir, cuando ya hubo un intento de suicidio.

En este sentido, la catedrática menciona tres estrategias importantes de prevención:

1. Monitoreo Después de un reciente estudio, OBASTAL pudo determinar que el 18%, de un total de 932 jóvenes de universidades de todo el país, presentaban probabilidades de riesgo suicida. Además, un 10% de ellos requerían intervención.
2. Atención integral La prevención del suicidio implica la intervención de diversas áreas, como salud mental, física, terapia familiar, atención psicológica. Esto permite garantizar un mejor diagnóstico y diseñar un tratamiento enfocado en las necesidades de cada paciente.
3. Protocolo El diseño de protocolos es clave para la atención a pacientes con riesgo suicida. La comunicación, la validación de emociones y la conversación abierta son etapas esenciales, para gestionar estrategias de prevención efectivas.

 

Decide ser más

Si deseas convertirte en un profesional competente para el diseño, implementación y evaluación de programas dirigidos a la promoción de la salud mental, y el diseño, aplicación y evaluación de tratamientos de casos clínicos, elige la Maestría en Psicología Clínica con mención en Psicología de la Salud: utpl.edu.ec/maestrias/psicologiaclinica

¿Le gustó este contenido?

Acerca del autor

Comentarios