Eficiencia energética, un reto para el desarrollo urbano

Compartir

Autor: 
386 Lecturas

Según el informe International Energy Outlook 2021, realizado por la Administración de Información Energética de Estados Unidos, se prevé que el consumo de energía a escala global aumente en un 50% en los próximos 30 años. En este sentido, las edificaciones cumplen un papel vital ya que forman parte de los principales consumidores de energía.


De acuerdo con Fernando Dávila, coordinador de la maestría de Gestión de Sistemas Energéticos en Edificaciones de la Universidad Técnica Particular de Loja (UTPL), las edificaciones ocupan el tercer lugar en consumo de energía a nivel internacional, solo por debajo del sector del transporte y las industrias.

 

Las principales energías de consumo, como los combustibles fósiles (petróleo, carbón, gas natural y energía nuclear), no son renovables y ante un escenario de escasez, es preciso buscar alternativas alineadas a la eficiencia energética.

 

"La eficiencia energética se traduce en la optimización del consumo para alcanzar niveles de confort, servicio y evitar pérdidas, pero ajustando el gasto a los niveles que permitan garantizar el abastecimiento para toda la población", explica Dávila.

Reducir el consumo de energía ayudará a frenar el cambio climático.

 

 

Dávila señala que emplear energía de tipo solar o eólica permite reducir la cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero que producen las edificaciones, lo cual se convierte en un impacto favorable para el ambiente y el desarrollo urbano sostenible. 

Además, detalla que esto no es algo exclusivo de grandes edificaciones o complejos comerciales, también es un aspecto que puede regir la planificación de viviendas, a través de nuevas iniciativas de diseño arquitectónico, construcción, acondicionamiento, entre otras opciones.

 

Por ejemplo, en ciudades como Bogotá - Colombia, ya existen proyectos como el Programa Acelerador de Eficiencia Energética en Edificaciones, el cual busca lograr un ahorro del 20% en energía y 30% en agua en todas las edificaciones construidas a partir del 2018. Sin embargo, en Ecuador esto todavía es algo nuevo.