Gestión de Riesgos, una profesión con alta demanda

Compartir

Autor: 
949 Lecturas

Hoy en día, el mundo atraviesa situaciones complejas en materia de gestión de riesgos. El cambio climático, los fenómenos naturales y la ampliación de las áreas urbanas han provocado que a escala global, diversas zonas presenten vulnerabilidades frente a los riesgos. 

En las últimas semanas, se ha podido constatar en Ecuador cómo el invierno y las excesivas lluvias han provocado afectaciones en varias localidades del país, como en el caso de Pujilí y la Maná, en Cotopaxi; La Gasca y la Comuna, en Quito; y el cantón Rumiñahui en la provincia de Pichincha, es así que el Servicio Nacional de Gestión de Riesgos calcula que el invierno ha dejado un estimado de 5.973 personas perjudicadas y daños en 87 cantones en lo que va de este año. 

Aluvión sector la Gasca, Quito. Jonathan Miranda, 2022. Dominio Público.

Priscila González Briceño, docente investigadora de la Universidad Técnica Particular de Loja (UTPL), considera que ante el escenario actual, ha cobrado fuerza la necesidad de contar con un mayor número de profesionales en materia de gestión de riesgos y desastres. 

A escala nacional, cada uno de los 221 municipios tiene una Unidad de Gestión de Riesgos cuyo objetivo es trabajar en la prevención de desastres. Sin embargo, a decir de la catedrática, este aspecto todavía es una tarea pendiente. 

“La gestión de riesgos es un área transversal puesto que incide en los procesos sociales, económicos y políticos. El número de profesionales de esta rama es todavía insuficiente a nivel nacional por lo que el país aún tiene el desafío de contar con un marco normativo (Ley de Gestión de Riesgos) que permita reforzar las acciones en este ámbito”, explica González. 

Personal capacitado gestionando la emergencia del aluvión en sector La Gasca, Quito. Jonathan Miranda, 2022. Dominio Público.

 

En este sentido, la investigadora resalta que los especialistas en Gestión de Riesgos son uno de los grupos profesionales más demandados en la actualidad. Además, detalla varios aspectos que ratifican la importancia de esta profesión para el desarrollo nacional: 

1. Visión integral: la gestión de riesgos no es un trabajo reactivo, en realidad, comprende varias etapas como: preparación, prevención, reducción, respuesta, contención y reparación. A través de este flujo, los profesionales en gestión de riesgos y desastres pueden realizar diagnósticos oportunos y prevenir o reducir la magnitud de una emergencia. 

2. Planificación: la previsión, a través de herramientas y modelos probabilísticos, es uno de los principales desafíos de los gobiernos locales. Contar con profesionales de esta rama, permite a los municipios y diferentes entidades trazar escenarios y definir planes de acción a futuro, según las condiciones y riesgos que existen en su entorno.

3. Prevención: la falta de una cultura de prevención es un vacío identificado a escala nacional, por ende, el papel de los especialistas en gestión de riesgos también involucra la tarea de generar materiales, insumos y contenidos, que permitan educar a la ciudadanía sobre cómo actuar ante un desastre o riesgo y cómo evitar situaciones que pueden contribuir a agravarlos.

Decide ser más

Si deseas ser un profesional capaz de diseñar planes y proyectos de reducción de la vulnerabilidad y exposición a riesgos naturales y derivados de la actividad humana, elige la carrera de Gestión de Riesgos y Desastres de la UTPL. Conoce más en: utpl.edu.ec/carreras/riesgos

¿Le gustó este contenido?

Acerca del autor

Comentarios