La Neurociencia y la Inteligencia Artificial en el Derecho - UTPL

Neurociencia e inteligencia artificial en la aplicación del Derecho

Compartir

Autor: 
2478 Lecturas

La tecnología prácticamente predomina en nuestro diario vivir. Usamos relojes inteligentes que nos dan información del tiempo y monitorean el ritmo cardíaco, llegamos a casa y programamos que se caliente la comida que nos vamos a servir, la temperatura dentro del hogar se adapta al clima y la televisión se enciende automáticamente... Confiamos en los aparatos para que realicen funciones por nosotros. Ante toda esa tecnología, ¿puede existir también una justicia inteligente?

Esta interrogante fue respondida por Carlos Parma, docente de Derecho Penal de la Universidad Aconcagua de Mendoza y Juez de Cámara del Tribunal Penal de Menores en Argentina, quien participó en el primer Congreso Internacional de Derecho Penal y Sistema de Rehabilitación, con la ponencia “El futuro del Derecho Penal, teoría del delito. Neurociencias e inteligencia artificial”. Este evento tuvo lugar en la Universidad Técnica Particular de Loja (UTPL), a inicios de este 2020.

En el inicio de su intervención, el experto compartió algunas pautas como la necesidad de encontrar nuevas respuestas para los problemas actuales y el imperante dominio de la tecnología que hace que, en lugar de preguntar a nuestros padres y maestros nuestras dudas, lo que hacemos es ingresar a internet y en Google averiguar lo que necesitamos.

A continuación, te contamos los aspectos más relevantes de su magistral ponencia en la que aseguró que “lo nuevo es el futuro”. En la aplicación del Derecho, en el caso de la Medicina Forense, lo innovador son las neurociencias y, en el caso de la estructura de la Función Judicial, lo nuevo es la inteligencia artificial.  

La Neurociencia

El ponente señaló que la Neurociencia es lo nuevo y distinto. Esta rama agrupa un conjunto de disciplinas científicas que estudian el sistema nervioso con el fin de acercarse a la comprensión de los mecanismos que regulan el control de las reacciones nerviosas y el comportamiento del cerebro.

Al reflexionar con las neuronas, afirma, “el mal no es obra del diablo, sino que pertenece a la esfera de la libertad y las posibilidades”. Carlos Parma sostiene que miles de millones de sinapsis neuronales, encargadas de transmitir de impulsos entre células, hablan por nosotros y que las neuronas deciden por nosotros. Ante ello es fundamental preguntarse ¿dónde están las agresiones? ¿por qué tomamos decisiones? ¿cuándo? ¿qué hacemos con los miedos?

“No hacemos lo que queremos, sino que queremos lo que hacemos. Tenemos 86 mil millones de neuronas en el cerebro unidas en sus sinapsis por mil conexiones más. Analizando el universo de neuronas, un 80% o 95% de ellas actúa en automático. No sabemos lo que están haciendo pero, gracias a lo que hacen, respiramos, pensamos y funcional el corazón, es decir, estamos vivos”.

Carlos Parma, docente de Derecho Penal en la Universidad Aconcagua de Mendoza.

Creación de robots en el Sistema Penal

“Sophia” es un robot humanoide creado en 2015 por la compañía Hanson Robotics, con sede en Hong Kong. Fue diseñado para aprender, interactuar y adaptarse al comportamiento humano. Su cerebro fue equipado con inteligencia artificial para procesar datos visuales, sostener conversaciones simples e imitar una gran cantidad de expresiones. En octubre de 2017, se convirtió en el primer robot con ciudadanía en un país.

Esta innovadora e incluso un poco “aterrante” creación ha sido replicada en el ámbito legal. Por ejemplo, la Universidad de Toronto creó el software llamado “Ross”, considerado el primer abogado robot que litiga. Este rastrea y analiza 10 sentencias por segundo ya que es capaz de escuchar el lenguaje humano, rastrear más de 10 mil páginas por segundo y formular una respuesta rápida.

También en Wisconsin (Estados Unidos) cuentan con una iniciativa futurista. Se trata del programa informático “Compas”, un sofisticado algoritmo para determinar las libertades condicionales de los procesados. Esta herramienta informática ayuda a los jueces a decidir, por ejemplo, si alguien debe entrar en prisión o salir en libertad condicional, o el tiempo que debe permanecer en la cárcel, según su puntuación de riesgo de volver a cometer un delito.

Carlos Parma asegura que los robots conviven con el Derecho Penal. Así, en la Comunidad Europea ya existen normas para regular su uso, pero es un hecho que los robots están litigando, guiando abogados y sustituyendo a jueces en varios países del mundo.

El futuro del Derecho Penal

Al finalizar su ponencia, Carlos Parma resaltó que las neurociencias penetrarán muy pronto en el sistema del Derecho Penal y, junto a la inteligencia artificial, lograrán:

  • Analizar la memoria y credibilidad del imputado, peritos y testigos
  • Ayudar a la imposición de penas
  • Las pruebas científicas aportadas con imágenes serán respetadas por el sistema
  • Cuantificar con mayor precisión el daño físico
  • Examinar el cuantum (responsabilidad civil) de la libertad de un individuo
  • El neuromarketing influenciará a las partes (defensor y fiscal)
  • Prevenir actos de corrupción pública e influencia directa sobre el Derecho Penitenciario
  • Ser un actor relevante en la determinación de la libertad condicional
  • Servir de parámetro ineludible para sostener o rechazar la prisión preventiva
  • Dictaminar sobre los daños cerebrales y su alcance

Ante este panorama el experto señala que el profesional del Derecho debe estar preparado ya que podemos contraponer a la inteligencia artificial con emociones, conocimiento y fundamentos profesionales basados sobre la defensa de los Derechos Humanos, los cuales deben estar presentes en todas las sentencias, recordando que “un mundo mejor es posible y que lo importante es ser feliz, adquiriendo conocimientos, aprendiendo y aportando al mundo en las últimas tendencias”.

Si al igual que el experto tu pasión es el estudio de las leyes, normas jurídicas y Derecho Penal, con base en los últimos avances tecnológicos, recuerda que la UTPL te brinda la oportunidad de cursar la carrera de Derecho, en Modalidad Presencial o en Modalidad Abierta y a Distancia, para que te conviertas en el profesional que siempre quisiste ser.

¿Le gustó este contenido?

Acerca del autor

Comentarios