Nonflict el arte de hacer la paz - Cátedra Unesco de Cultura y Educación para la Paz - UTPL

’Nonflict’, el arte de hacer la paz y gestionar conflictos

Compartir

Autor: 
65 Lecturas

Los conflictos son percibidos como situaciones negativas. Aparecen desde que somos niños y están presentes en todas las etapas de la vida cuando no estamos de acuerdo con situaciones que suceden a nuestro alrededor. Sin embargo, también pueden representar una oportunidad de reflexión, de analizar por qué sucedieron las cosas y actuar sobre esa base para buscar soluciones. 

Cuando los conflictos son abundantes, no es correcto huir ya que así nos volvemos manipulables ante la situación. Lo ideal es solucionar los conflictos y mantener una apertura al diálogo para resolverlos, sin renunciar a nuestros derechos como persona y haciendo prevalecer nuestra dignidad.

El tema de la resolución de conflictos fue abordado en el webinar “El arte de hacer la paz. Programa de Gestión de Conflictos y Cultura de Paz”, desarrollado por la Cátedra Unesco de Cultura y Educación para la Paz alojada en la Universidad Técnica Particular de Loja (UTPL), en el que participaron dos expertos  que, desde sus visiones, hablaron sobre cómo resolver los problemas en la actualidad.  

Importancia de la Cultura de Paz

María Sara Jijón, jurista y coach ontológica graduada en la Universidad de Harvard, fue la primera en exponer. Ella mencionó que el conflicto puede partir de una divergencia de opiniones y miradas sobre distintos aspectos de la vida. Pero ¿cómo nos enfrentamos al conflicto como personas? La experta indicó que puede ser escapando, luchando, doblegándose y cediendo, pero que la forma en que nosotros lidiemos con el conflicto define el tono en que los demás lo harán, tanto en nuestras organizaciones como en nuestros equipos y entornos.

María Sara Jijón habló del término “nonflict”, una palabra en Inglés que quiere decir “sin conflicto” y que en español se podría traducir como “sinflicto” para hacer referencia al arte de hacer la paz en nuestra vida diaria. Este término fue acuñado por Amir Kfir y Stephen Hecht, fundadores de Million Peacemakers, una fundación consagrada al fomento de una cultura de paz.

Gestión del conflicto

La experta compartió 3 simples pasos para resolver conflictos:

1. Entiéndete a ti y a la otra parte:

En este paso, cada uno comparte con el otro los hechos desde su mirada y sus emociones. La otra parte escucha de manera activa y hace de “espejo” de su interlocutor, sin interrumpir o juzgar. Esto ayuda a conocer al ser.  

2. Entiende la realidad compartida:

Ambas personas comparten cómo se sintieron y cómo se sienten con el conflicto. Además, reflexionan sobre qué pasaría si no pueden resolverlo.

3. Cocrea (plan de acción conjunto):

Las dos partes involucradas en un conflicto analizan los obstáculos que enfrentan en la resolución de este. Se preguntan ¿cómo se puede controlar el obstáculo? Y juntos acuerdan cómo lo van a resolver.

A través de estos tres pasos propone solucionar conflictos ya sea en el entorno laboral o familiar. Afirma que este método puede ayudar mucho a la vida para preservar un entorno pacífico.   

Reflexión sobre la paz

Roberto Beltrán, titular de la Catedra UNESCO de Cultura y Educación para la Paz alojada en la UTPL, mencionó que las primeras definiciones de paz surgen en Roma. Se trataba de una paz impuesta por el Imperio Romano a los pueblos sometidos a sus órdenes. Pero en 1996, Johan Galtung, pionero en la investigación sobre paz y conflictos sociales, definió a la paz como la ausencia de conflictos armados, la ausencia de guerra y el resultado de un sistema de orden y control.

Paulatinamente, el concepto de paz empieza tener algunos otros matices conforme a las situaciones del entorno. Beltrán resaltó que actualmente la paz puede relacionarse con: tener trabajo, tener salud, acceder a educación y estar en familia. Pero ¿realmente sabemos qué tipo de paz queremos?

Para resolver esta interrogante, indicó que hay que sembrar la paz¸ ya que esta es un proceso de construcción permanente: no es un fin sino una forma de vida. Es la suma de actitudes, creencias y comportamientos que mejoran la convivencia.

Finalmente, mencionó que ante cualquier conflicto hay que procesar la información de forma inmediata y entender que está pasando, ir hacia las raíces, hacerle frente y abordarlo con una actitud abierta y disposición a resolverlo.

La paz no es algo que queremos, ni un escenario fantástico. Es una construcción permanente y mientras caminamos hacia ella construimos escenarios que fortalecen esa cultura de paz. Para lograr la paz que queremos, debemos ser conscientes que esta se debe construir a diario.

Roberto Beltrán, titular de la Catedra UNESCO de Cultura y Educación para la Paz

 

¿Le gustó este contenido?

Acerca del autor

Comentarios