Gestión en riesgos laborales

7 factores para gestionar la seguridad y salud ocupacional

Compartir

Autor: 
183 Lecturas

La mayoría de personas pasamos más horas en el trabajo que en casa. Ya lo habías notado, ¿verdad? Entonces, si dedicamos más tiempo a nuestro empleo, ¿por qué no tratamos de proteger esos espacios y hacerlos más amigables?

Si eres gerente, supervisor o responsable de una empresa, estos conceptos te interesan para aplicarlos en tu empresa y gestionar de mejor manera la seguridad y salud ocupacional.

1. La política de salud ocupacional

Todas las empresas deberían tener un protocolo en donde destaquen los mecanismos y acciones para llegar a unos buenos objetivos de bienestar y de seguridad en el trabajo. Este sirve como hoja de ruta para analizar con más precisión los siguientes puntos.  

2. Factores de riesgo

En todos los trabajos hay unos factores que se deben tener en cuenta para minimizar cualquier peligro. Entre ellos destaca la higiene, la ergonomía del espacio de trabajo y el bienestar psicosocial.

3. Las condiciones de trabajo

Aquí entra el salario respecto las horas de trabajo, la responsabilidad y la preparación del trabajador, de manera que los empleados se sientan valorados en su puesto ocupacional.

4. Accidentes de trabajo

Si bien se intenta evitar cualquier tipo de accidente laboral, siempre hay imprevistos. Por eso es importante tener un protocolo de acción que equilibre y cubra la seguridad sanitaria del trabajador y también la seguridad económica de la empresa.

5. Enfermedad profesional

Cuando los colaboradores adquieren alguna enfermedad o malestar de salud, tienen derecho a tomar días de reposo para mejorar. Ante situaciones de este tipo, es pertinente contar con una política institucional por enfermedad y un banco de perfiles que pueden considerarse como suplentes para no sobrecargar de trabajo al resto del equipo. Asimismo, si la plantilla de empleados es muy extensa, tener un profesional médico o psicólogo en la empresa puede ayudar a acelerar su recuperación y a mejorar el rendimiento de la empresa.

6. Ausentismo

Las faltas reiteradas de algunos empleados al trabajo, puede ser sinónimo de malestar con el entorno laboral. Es importante entonces, mantener una buena comunicación interna que permita fluidez en el diálogo entre los empleados y jefes, para poder abordar con confianza y respeto temas ajenos al ámbito laboral y relacionados directamente con el bienestar integral de la persona.

7.  Sistemas de vigilancia epidemiológica

En las grandes empresas, sobre todo en aquellas que trabajan con productos químicos o animales, es adecuado realizar un control sistemático de evaluación y observación para evitar posibles enfermedades y contagios.

Estos son algunos de los factores que deberías tener en cuenta al momento de gestionar la seguridad y salud ocupacional. Para que tengan eficacia en tu empresa, deben establecerse como protocolos y políticas específicas. Aprende esto y mucho más en nuestro Curso de Educación Continua en Seguridad y Salud Ocupacional.

          

¿Le gustó este contenido?

Acerca del autor

Comentarios