Destrezas y conocimientos que caracterizan a los docentes del futuro

Profesores del futuro: razones para estudiar una maestría en Educación

Compartir

Autor: 
272 Lecturas

En los últimos años, el perfil del docente se ha modificado para adaptarse a las nuevas necesidades educativas, cobrando importancia las competencias digitales y la educación integral. Específicamente en Ecuador, existen más de 200 mil docentes que forman parte del sistema educativo según datos del Ministerio de Educación del Ecuador, y son estos mismos docentes quienes afrontan el desafío de capacitarse permanentemente y actualizar sus conocimientos.

En este sentido, Paola Carrera Herrera, docente investigadora de la Universidad Técnica Particular de Loja (UTPL), señala la importancia de un modelo educativo contemporáneo que evolucione hacia una enseñanza más crítica y abierta. Para la catedrática, hace mucho tiempo los docentes dejaron de ser meros “transmisores de conocimiento” para convertirse en profesionales que buscan avanzar al ritmo de sus estudiantes.

“Ante la nueva realidad, se debe transformar el rol del docente. Esa figura autoritaria del pasado debe convertirse en una presencia mucho más horizontal e igualitaria, que acompaña el proceso de aprendizaje y brinda soporte a los estudiantes en diferentes etapas. Se trata de construir un vínculo más cercano”, explica Carrera.

 

En este sentido, la catedrática menciona algunas de las cualidades que deben potenciar los docentes para cumplir con el perfil que demanda el sistema educativo:

  1. Cercanía a la realidad: los profesores tienen que sensibilizarse con lo que ocurre en el mundo actual. Es vital que los maestros cuenten con la capacidad de recrear situaciones reales que impliquen la creación de retos para los alumnos. Esto permitirá que los profesores potencien habilidades blandas entre sus alumnos, como las relaciones interpersonales, la comunicación efectiva, el trabajo en equipo, el liderazgo, la resiliencia y la comunicación efectiva.
  2. Actualización permanente: para que un docente logre inspirar entre sus estudiantes el amor por el conocimiento, también debe estar en constante formación académica. En la actualidad, la figura del maestro se asemeja más a la de un coach o mentor, que reconoce que no lo sabe todo y que trata de internarse entre nuevos campos.
  3. Uso de la tecnología: el manejo de las nuevas tecnologías ya no es un “plus” o “valor agregado” para el docente, sino un factor esencial para el proceso de enseñanza – aprendizaje. El uso de tecnología es crucial para la dinamización de los diferentes saberes, y es por ello que las plataformas digitales deben funcionar como un complemento para los conocimientos del profesor. Un primer paso consiste en digitalizar los contenidos de clase, pero también se puede apostar por el uso de aplicaciones que permitan el aprendizaje colectivo y la interacción.
  4. Innovación constante: si hay algo que caracteriza al entorno educativo actual es la posibilidad de que los docentes también aprendan de sus estudiantes. En este punto, es vital romper el paradigma educativo tradicional y apostar por nuevos modelos de enseñanza que conjuguen teoría, práctica y tecnología. Memorizar ya no funciona y por ello, el desafío se enfoca en que el estudiante pueda aprender a aprender. Hay que dejar de tratar a los niños y jóvenes como “hojas en blanco”, sino hay que tratarlos como seres conscientes y críticos, con una gran habilidad para cuestionar lo que aprenden y por qué lo aprenden. Además, también es importante usar la enseñanza como motor de cambio, para formar a ciudadanos comprometidos y con capacidad para transformar realidades.

 

Transforma el mundo con el conocimiento

Bajo este contexto, la Facultad de Ciencias Sociales, Educación y Humanidades de la UTPL oferta 3 maestrías enfocadas en la innovación, el liderazgo y la actualización de los educadores para el periodo abril – agosto 2023.

Obtén más información en: utpl.edu.ec/maestrias

 

¿Le gustó este contenido?

Acerca del autor

Comentarios