Los profesionales de la Maestría en Turismode la UTPL forma profesionales que serán parte de una nueva generación de líderes.

Turismo rural y de montaña, un impacto en las comunidades

Compartir

Autor: 
1566 Lecturas

Desde tiempos inmemoriales, las montañas han sido fuentes de inspiración, incluso muchas culturas las han considerado como sitios mágicos. Esta fascinación por las montañas ha permanecido, debido a sus paisajes, biodiversidad, cascadas y el aire limpio que de ellas emana. El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente señala que actualmente el 20% del Turismo, se orienta al turismo de montaña.

Las montañas suponen casi un cuarto de las zonas terrestres del planeta, abarcando los cinco continentes y son el hogar del al menos el 12% de la población humana. La biodiversidad de los ecosistemas montañosos y sus paisajes representan valores de conservación. Las montañas son fuente de aproximadamente el 80% de los suministros de agua dulce y proporcionan productos alimenticios, minerales, madereros e hidroelectricidad, a más de la mitad de la población mundial.

Es por esta razón que el turismo rural y de montaña debe asegurar el cuidado de la biodiversidad que existe en las zonas y generar un beneficio a las comunidades aledañas. Rodrigo Salas, docente de gestión estratégica en organizaciones turísticas, de la Maestría en Turismo con mención en Gestión e Innovación de Destinos de la Universidad Técnica Particular de Loja (UTPL), señala que es más frecuente que los turistas elijan destinos donde tengan contacto con la naturaleza, como las montañas.

Vinculación comunidad

Ecuador es un país con una gran diversidad, posee cuatro regiones: Costa, Sierra, Oriente y Galápagos, por sus particularidades cada una posee paquetes turísticos distintos. Rodrigo Salas menciona que debido a la pandemia del COVID-19, la demanda a zonas montañosas ha incrementado, para evitar las aglomeraciones de personas en zonas comunes y respirar aire más puro. 

En las montañas se puede realizar caminatas, senderismo, ciclismo, montar a caballo, escalada, cannoping y más. El experto señala que para elegir el destino donde desarrollar estas actividades, el turista se cuestiona: ¿cómo llegar? ¿dónde me hospedo? ¿dónde me alimento? y ¿qué actividades puedo realizar? Estas interrogantes se responden a través de planes turísticos que vinculen a comunidades cercanas a las zonas montañosas.

Al trabajar junto a una comunidad, el prestador de servicios turísticos puede ofertar un mayor número de actividades, como rutas gastronómicas, recorridos en caballo, actividades religiosas, culturales y más, lo que genera desarrollo local y por ende nacional. Así, el país continúa fortaleciendo su representatividad como destino líder de turismo por su paisajes e interculturalidad.

Expertos turismo

Estas actividades turísticas en zonas montañosas deben ser planificadas por expertos en turismo, que en base a sus conocimientos técnicos puedan crear productos estructurados que satisfagan las necesidades de las comunidades y precautelen el medioambiente. Al contar con formación especializada, están en la capacidad de crear paquetes turísticos sin ningún tipo de improvisación y por ende con seguridad.

Esta formación la brinda la Maestría en Turismo con mención Gestión e Innovación de Destinos de la UTPL , en modalidad a distancia, que permite a los profesionales una formación teórica y práctica para generar proyectos dinámicos y que se adapten a las comunidades. Esta maestría genera proyectos de vinculación directo con organizaciones gestoras de turismo para desde las aulas generar insumos de utilidad, al mismo tiempo un efecto positivo para estudiantes y para organizaciones. Los profesionales en Turismo forman parte de una nueva generación de líderes que buscan nuevos destinos en la pospandemia, para generar nuevas formas de empleo.

¿Le gustó este contenido?

Acerca del autor

Comentarios