Docentes UTPL investigan espacios alimentarios saludables

La academia aporta a la creación de entornos alimentarios saludables

Compartir

Autor: 
186 Lecturas

Alimentarse es una acción que realizamos a diario para mantener nuestros niveles de nutrientes y energía, y así poder realizar las actividades cotidianas. Los alimentos que consumimos provienen principalmente del campo, mediante la producción agrícola y pecuaria. Estos sistemas de producción son el sustento de la alimentación mundial y, por lo tanto, concentran a diversos sectores: gobierno, empresas, productores, ONG y academia para su preservación y su cuidado y para que los productos aporten el mejor contenido nutricional a las personas.

Los aportes académicos se realizan desde Latinoamérica con la investigación que realiza la Red Latinoamericana de Soberanía y Seguridad Alimentaria y Nutricional (SSAN), conformada por universidades, centros de investigación y sector gubernamental de los países latinoamericanos. La Universidad Técnica Particular de Loja (UTPL) es la institución que representa al país en la Red SSAN, y en el Grupo de Interés Especial en Obesidad (SIG, por sus siglas en inglés), que fue creado por cuatro universidades de Brasil, Chile, Argentina y Ecuador. En este se realizan investigaciones y proyectos relacionados con la alimentación y su relación con la salud en diversos grupos sociales.

Ruth Irene Martínez y Maritza Castillo Carrión, docentes de la carrera de Alimentos de la UTPL, integran el Grupo SIG Obesidad y, como parte de su accionar académico, participaron en la redacción del artículo denominado "Entornos alimentarios para una dieta sana y nutritiva: La contribución de la academia", que fue publicado en la Revista Nutrition 44 del United Nations System Standing Committee on Nutrition (UNSCN),  de la Organización de Naciones Unidas (ONU). 

________________________________________________

A continuación, Ruth Irene Martínez, docente de la carrera de Alimentos de la UTPL, nos comenta algunos detalles de esta importante publicación que posiciona a la UTPL y a Loja como un referente de investigación y aporte a las problemáticas del contexto global.

 

¿Cómo se dio su vinculación al Grupo de Interés Especial  Obesidad?

Desde 2014 la UTPL es parte de la Red Latinoamericana Soberanía y Seguridad Alimentaria y Nutricional (SSAN) y como parte del accionar de la Red, se consolidó posteriormente el Grupo SIG Obesidad, que en un inicio lo conformamos la UNESP de Brasil, Universidad Bio de Chile, Universidad Nacional de Córdoba de Argentina y nosotros como UTPL representada por Maritza Castillo Carrión y mi persona. La finalidad del grupo es crear ambientes de discusión científica y trabajo para generar posibilidades de mejora en la calidad de vida de las personas con énfasis en una alimentación saludable en el contexto de la seguridad alimentaria.

 
 
 

En cuanto a la publicación realizada ¿cuál fue el proceso previo?

Por la trayectora del Grupo SIG Obesidad, en el contexto social y académico, se recibió la invitación de los editores de la Revista Nutrition de la ONU en su edición 44, la cual tiene el lema “Entornos alimentarios: donde se encuentra la gente en el sistema alimentario”. Y nos reunimos investigadores de Brasil, Chile, Colombia, Argentina y Ecuador para difundir lo que hacemos.

Ellos deseaban que contemos la experiencia de SIG Obesidad y la RED SSAN; sobre todo, cómo hemos trabajado para mejorar los ambientes alimentarios en nuestros países y promover una dieta saludable y nutritiva.

Es decir, ¿cada universidad aportó la visión que tienen sobre la temática y los proyectos que han ejecutado?

Sí, cada universidad integrante del Grupo SIG Obesidad tiene su propia misión en su zona de influencia, que deriva de una o más de sus tres funciones: la enseñanza, la investigación y la extensión comunitaria.

En el caso de Ecuador, por medio de la UTPL las acciones se han centrado en la educación y la formación de diversos grupos de la población en respuesta a la necesidad de personal cualificado para diseñar y ejecutar la legislación y políticas públicas, generar conciencia y responsabilidad social, para crear una cultura de salud alimentaria y contrarrestar la publicidad negativa y la desinformación.

¿Cuáles fueron los temas principales que abordaron en el artículo, especialmente en lo concerniente a esta región?

Contamos las experiencias exitosas de cursos realizados con el apoyo del Estado de São Paulo (Brasil) en el que se capacitó a 16 actores del sector público y la sociedad civil de Ecuador, cuyo aporte será muy relevante para la soberanía y seguridad alimentaria de nuestro país.

También se contó sobre el proyecto “Apoyo nutricional para niños en edad escolar” que se realiza en las escuelas municipales del cantón Loja desde 2018 y que se proyecta hasta el año 2021 con talleres para niños, maestros y padres de familia, mismo que se desarrolla con el aporte de estudiantes de las carreras de Ingeniería en Alimentos y Medicina, cuya finalidad es inculcar desde temprana edad estilos de vida saludables. Además, se habló del “Taller de alimentación saludable” y del curso virtual de Educación Continua de la UTPL sobre “Educación para una alimentación saludable”, dirigido a estudiantes y a la población en general.

Luego de que cada universidad realizó su aporte para la construcción del artículo, ¿a qué conclusión llegaron?

Que la transformación de los sistemas alimentarios para proporcionar dietas saludables e inclusivas es una tarea muy compleja que requiere una acción coordinada por parte del mundo académico, independientemente de la especialidad, ya sea en el campo de la innovación y la transferencia de tecnología o en la construcción colectiva de tecnologías sociales en entornos que fomentan el conocimiento.

Por lo tanto, las conexiones y relaciones de la comunidad científica permiten la mejora de los logros académicos y el intercambio de conocimientos, experiencias, metodología y herramientas.

A partir de esta publicación, ¿cuáles son sus objetivos? 

Esperamos que estudiantes y docentes tomen conciencia de la participación activa que deben tener para  influir en la generación de políticas públicas que beneficien a los ambientes saludables y que apoyen la producción agroecológica, como por ejemplo, espacios para los productores en ferias libres y mercados para que comercialicen sus productos. 

Buscamos que nuestra sociedad valore la agricultura familiar, la producción agroecológica, que se  genere conciencia y una responsabilidad individual y colectiva sobre la importancia del cuidado ambiental. Queremos articular a los medios de comunicación, universidades y empresas para trabajar en un solo sentido: valorar al productor agroecológico y su aporte a una alimentación saludable, así como contribuir a la generación de entornos alimentarios saludables y nutritivos.

 

¡Valorar a nuestros agricultores es una tarea que nos corresponde a todos! Este gran aporte de la UTPL demuestra que la investigación en el sur del país continúa creciendo y escalando a nivel internacional. Si deseas leer el artículo completo visita la página web www.unscn.org en donde encontrarás la revista en versión digital.

¿Le gustó este contenido?

Acerca del autor

Comentarios