Planificación salud

Pasos para una planificación estratégica de salud

Compartir

Autor: 
202 Lecturas

Una planificación estratégica de salud es un sistema que busca ordenar acciones en los centros de salud, hospitales públicos, privados o clínicas para establecer objetivos relacionados con mejoras en procesos de servicio u optimización de recursos médicos.

Esta planificación estratégica cuenta con distintos momentos de:

  • Análisis
  • Síntesis
  • Proyección
  • Diseño

Para cumplir con estos momentos es necesario establecer pasos claves, que pueden tener mínimas variaciones de acuerdo a las condiciones de la entidad en donde se aplique la estrategia, pero que en esencia son:

1. Identificar problemas de salud para conocer las necesidades

Una correcta planificación de salud responde a las necesidades locales; por ello, es necesario tener como características el ser flexible, adaptable, simple, coherente, realista e integral.

En este paso, se generan protocolos de prevención de enfermedades, control en el caso de aparecimiento de virus o enfermedades no conocidas y se identifican las necesidades para extinguir, por ejemplo, epidemias y hasta pandemias.

2. Establecer orden de prioridades

Las enfermedades humanas y la salud, no paran. Por lo tanto es indispensable establecer qué es emergente, urgente, prioritario y no urgente. Sin dejar de lado la prevención. En este sentido una correcta planificación estratégica de salud piensa en establecer las necesidades de médicos, medicamentos e infraestructura del centro de salud.

3. Desarrollar programas de salud y prevención

Una correcta comunicación y protocolos de atención pueden prevenir catástrofes médicas. Es competencia entonces de los planificadores estratégicos de salud, guiar hacia el desarrollo de programas óptimos para cada área, además de campañas preventivas para todos los protagonistas sociales. Programas que ayuden a tratar temas como: embarazo no deseado, gripes, papiloma humano e infinidad de virus cíclicos en la sociedad donde se desarrollan.

Para esto se deben fijar:

  • Objetivos generales y específicos
  • Actividades para cumplir los objetivos
  • Previsión de los recursos necesarios
  • Objetivos operativos

4. Evaluar el impacto en la población

Una vez terminado este trabajo estratégico se debe cumplir con una etapa de socialización de los resultados y protocolos desde los líderes de la organización, que debieron ser involucradas con anterioridad en el plan, hasta los médicos generales o actores de primera línea hospitalaria; esto con el objetivo de que el plan sea integral y represente a todos los actores.

5. Implementar medidas de mejora

En todas las ocasiones es necesario dejar pasar un tiempo prudencial (mínimo 6 meses) para luego medir la internalización de la planificación en todo el equipo de trabajo del centro de salud. En este momento se incorporan procesos y técnicas de medición cuantitativa y cualitativa para llevar registros de la evolución del plan.

Estos sistemas son adaptables y requeridos por todas las entidades relacionadas con la salud; por lo que los técnicos auditores o estrategas de salud son cada vez más demandados. Conviértete en un planificador y descubre la importancia de este proceso y su impacto social con nuestro Curso de Educación Continua en Planificación Estratégica en Salud.

          

¿Le gustó este contenido?

Acerca del autor

Comentarios